Flor Rigiroli: Un floripondio

 

Flor Rigiroli es una Directora de Arte y emprendedora amante del canto y el dibujo. Eligió estudiar publicidad por la gran flexibilidad que ofrece esta carrera. Sale de lo sistemático y eso es lo que más me atrae, cuenta la entrevistada. Esto tiene que ver con el beneficio de poder jugar a ser un artista dentro de un mundo limitado por lo comercial. Muchas carreras y profesiones tienen la carácterística de seguir procedimientos o regirse por un manual, y publicidad nada que ver. Obvio que cumplís con reglas pero, sin embargo, a todo trabajo le podés poner tu impronta o tu estilo y eso es algo muy significativo.12202323_867539333365772_2016773547_n

Sus estudios comenzaron en la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales. Allí empezó la Licenciatura en Publicidad, que abandonó en el tercer año para poder migrar a La Escuela Superior de Creativos, mejor co12212546_867539346699104_844438277_nnocida como “La escuelita”. Esta formación le permitió desempeñarse como Directora de Arte en la agencia La Despensa, que además de Buenos Aires, cuenta con sedes en México y Madrid. Su segunda parada fue en Wunderman, y finalmente y en la actualidad, Young & Rubicam.

Pero más allá de su trabajo como creativa dentro del núcleo de la agencia, Flor lleva adelante un proyecto propio que refleja su talento para la ilustración y el dibujo. Un floripondio, es su marca personal de productos, en los que vuelca sus creaciones para el uso de todos los fanáticos de su particular estilo. Tazas, vajillas, almohadones y agendas, son algunos de los objetos en los que podemos encontrar aquellas ilustraciones que hacen feliz, concepto creativo elegido para representar su identidad.
Arranqué subiendo dibujos hechos por mí a mis cuentas de Instagram y Facebook. Empecé a notar que el número de likes era cada vez mayor, y decidí abrir mi fanpage con el simple fin de subir mis trabajos favoritos. Sorpresivamente, gente que no conocía empezó a pedir y preguntar sobre los dibujos, y así fue como se me ocurrió buscar nuevos formatos para plasmarlos. De esta manera nace Un Floripondio como una marca y un emprendimiento en el que, desde entonces, Flor comenzaría a volcar toda su pasión y dedicación por su arte.

La organización del proyecto es preferentemente libre, sin una estricta agenda de actividades ni una profunda planificación previa. Depende de mí, y eso está bueno porque voy viendo sobre la marcha qué es lo que más me gusta hacer y qué le puede interesar a la gente. Trabajo mucho a través del pedido personalizado y me gusta tomarme mi tiempo para que cada creación sea absolutamente única captando la esencia de la persona. Los productos se comercializan fundamentalmente online, a través de la página (www.facebook.com/unfloripondio) y de la tienda nube (unfloripondio.tiendanube.com). Para adquirirlos personalmente y sin encargue previo, también se encuentran expuestos en la tienda Smarket, ubicada en la calle Florida al 596, Capital 12200615_867539393365766_1145818942_nFederal. Este sistema es una sencilla y novedosa opción de negocio creada para pequeños y medianos emprendedores que no cuentan con un punto de venta fijo de sus productos.
Un Floripondio, no solo hace feliz a su autora intelectual y material, sino que repercute en concretos resultados positivos. Nunca pensé tener la llegada que tengo en tan poco tiempo. Pero soy de las que creen que las expectativas se van actualizando con el crecimiento. Las metas que tengo ahora difieren de las que tenía cuando recién arranqué. Cuando imagina su marca en el futuro y proyecta sus logros, espera que tenga más alcance a las personas y que deje de ser una fanpage para convertirse en mucho más. Ya sea un local de diseños propios o una amplia línea de productos.12208233_867539390032433_1446186198_n

Para Flor, animarse a lanzar un emprendimiento sola “fue como tener un hijo”. Es tuyo, es algo que hiciste desde su primer momento y querés verlo crecer de la mejor manera posible. Lógicamente asusta, pero la recompensa es mejor que cualquier miedo. Su consejo es salir a buscar el lugar que cada uno espera ocupar en el mundo publicitario, ya que en este nadie va a venir a tocarnos la puerta. Si tenés una idea que te gusta y te hace feliz, hacéla, subíla y armá una buena carpeta. Que nada quede abandonado en el anotador.

Visitá su página de Facebook