Los diez mandamientos de Facebook

Los tiempos que transitamos como sociedad están influidos, casi en su totalidad, por el uso de las redes sociales. Son parte de una rutina que implica la publicación de datos personales, fotos, detalles específicos sobre algún tipo de evento.

Escribe: Rocío Amado

Los adultos, o por lo menos en su gran mayoría, tienen noción sobre cuáles son los pasos a seguir en las redes, hasta qué punto se deben exponer, pero… ¿qué pasa con los menores de edad?

La protección a la privacidad de los usuarios de entre 13 y 17 años en Facebook parece disolverse cada vez más, ya que ahora pueden compartir información y fotos públicamente, función que antes solo admitía a mayores de 18.

Especialistas afirman que tanto docentes como  padres tienen un rol fundamental en la educación de los jóvenes sobre el uso de Internet. Por tal motivo, Facebook difundió una propuesta de 10 consejos para mejorar la seguridad cuando se trata de la exposición de los niños en una computadora o dispositivo móvil:

  1. Seguir las pautas de edad para el uso de la red: No dejar que los jóvenes abran una cuenta de Facebook hasta que tengan al menos 13 años, que es el requisito de edad mínima para usar la red social. Una vez que se inscriben, los padres deben asegurar que no mientan sobre su edad. Facebook añade capas de protección de la privacidad específica según su edad.
  2. No aceptar solicitudes de amistades de desconocidos: Es importante que los padres se aseguren que los jóvenes no acepten solicitudes de personas que no conocen.
  3. Familiarizarse con Facebook y sus herramientas: Se recomienda que los padres conozcan cómo funciona Facebook, cómo se publica y dónde están las herramientas de seguridad, privacidad y administración de perfiles.
  4. Analizar juntos la configuración de seguridad: Revisar la configuración con los hijos y cambiar toda la privacidad a “amigos” únicamente o seleccionar individualmente cada una de las opciones.
  5. Utilizar la sección “¿Quiénes pueden conectarse conmigo?”: Esta sección tiene un acceso directo a la derecha del nombre y permite controlar quiénes pueden solicitar amistad y definir el tipo de filtro para los mensajes entrantes.
  6. Utilizar la sección “¿Quién puede ver mis cosas?” y la sección “Privacidad”: En la primera sección se puede elegir qué tipo de usuarios ven las publicaciones, administrar contenido que ha sido etiquetado y ver como otras personas miran la biografía personal. La sección de “Privacidad”, dentro de la opción de “Configuración”, permite detallar el acceso al perfil y biografía con muchas opciones.
  7. Utilizar la sección “aplicaciones y sitios”: Permite controlar qué información se comparte con las aplicaciones conectadas a Facebook (juegos como Farmville o Candy Crush). También controla la información acerca del perfil que otros sitios web pueden obtener.
  8. Conocer y utilizar las “Listas de bloqueados”: En esa sección de la configuración de seguridad se pueden bloquear a personas por nombre para que no interactúen con su perfil o vean su información en Facebook.
  9. Utilizar criterios similares al mundo físico y algunos criterios más: Partir de los mismos cuidados para las relaciones sociales que se tiene fuera de Internet. Esto es: no hablar con desconocidos, no compartir información confidencial con gente que conocemos poco, diferenciar el tipo de contenido que se comparte según quién es la otra persona, usar conversaciones privadas para temas privados, informar a padres y autoridades si los jóvenes son molestados o agredidos.
  10. Conocer cómo informar y denunciar contenido o comportamiento abusivo: Los botones para denunciar conductas abusivas se encuentran en casi todas las secciones y páginas de Facebook. Si un usuario informa y denuncia contenido de carácter privado, ofensivo o grosero, casi de manera automática un miembro del equipo de seguridad de Facebook investigará y evaluará si corresponde o no eliminar el contenido del sitio.