La Unión Europea sancionó una Ley que enfrenta a los ciudadanos con los gigantes de Internet

Los 28 países miembros de la Unión Europea debatieron 3 años para sancionar una ley que protegiera los datos de los ciudadanos en Internet. Entre las disposiciones más destacadas se encuentran el derecho al olvido, la portabilidad de datos y el derecho a exigir un consentimiento inequívoco.

Escribe: Melina Calgaro

Mapa_union_europea

“La Unión Europea nació con el anhelo de acabar con los frecuentes y cruentos conflictos entre vecinos que habían culminado en la Segunda Guerra Mundial” es el inicio de una organización en cuya historia sobresalen los acuerdos políticos y económicos, tratados, crisis y ampliaciones casi consecutivas; donde el poder y los simbolismos tienen las máximas representaciones. Descripta como la primera potencia comercial a escala mundial, resulta evidente destacar su peso económico, comercial y diplomático.

La Ley tiene aplicación directa en los Estados miembros y reemplaza a las 28 leyes nacionales existentes hasta el momento. El debate fue extenso, pero necesario si se tiene en cuenta el avance implacable de las compañías existentes en Internet. Las redes sociales, las aplicaciones y los buscadores están en el centro de la escena y con cada nueva inventiva e innovaciones millones de personas en el mundo tienen la posibilidad, con tan solo un clic ser parte de la vanguardia.

El derecho al olvido, es una norma ya en efecto porque fue reconocida por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y consiste en que cualquier usuario tiene derecho a que se borren sus datos personales de Facebook o Google, por ejemplo. Sin embargo, este derecho se ve limitado con la libertad de expresión o información y las compañías deberán remitir la petición a otros sitios donde la información se haya impugnado.

Mario Costeja es el primer caso y acá pueden conocer su historia:

El procesamiento de información personal solo será posible con el “consentimiento inequívoco” del usuario, quien tiene el derecho de retirarlos en cualquier momento y también exigir la rectificación de aquellos datos que les afectan o que sean incorrectos. Mientras que el derecho a la portabilidad de los datos, radica en la posibilidad que tiene el usuario de pedir a una compañía la extracción de todos los datos de determinada red social y poder trasladarlos a otra red social argumentando que en ella cuenta con mayor protección. Además, la Ley establece un “sistema de ventanilla única” para las empresas que operan en varios países de la Unión Europea, los usuarios podrán quejarse contra una compañía instaurada en otro Estado miembro.

La normativa se aplicará a empresas europeas y compañías multinacionales, tales como Google, Twitter o Facebook cuando ofrezcan sus servicios a usuarios europeos. Aquellas empresas que incumplan esta obligación de proteger los datos personales, deberán pagar una multa equivalente al 2% de su volumen en negocios o un millón de euros.