Nico Sommer: Siempre niño

Header Creativos

Nico Sommer es Co-Fundador y Director Creativo de la agencia Niño Buenos Aires. Durante toda su carrera siempre fue redactor y disfrutó el poder pensar para marcas de todo tipo. “La versatilidad de clientes hace que esté buenísimo nuestro trabajo y nunca nos aburramos. Hoy en día, como dueño, disfruto de estar en todas las etapas; ya no se trata de creatividad para pensar ideas, sino también para llevar un negocio”. Es nuestro creativo entrevistado del mes de junio, ya que resulta un ejemplo de lo que significa pensar, fundar y construir paso a paso el proyecto propio. Lee esta nota y conocé una historia pensada para niños de todas las edades.

Escribe: Rosario Arce

nico sommer

Cuando le preguntamos a Nico sobre el origen de su inserción en el mundo publicitario, nos contó una anécdota con la que cualquiera de nosotros podría sentirse identificado: “De chiquito fui muy observador. Me podía quedar horas mirando algo y no me aburría, era muy detallista y un poco introvertido. Un día mirando la tele vi una publicidad y un poco insolente me dije a mi mismo “yo creo que puedo hacer algo mejor que eso”. En ese entonces estaba en 4to. año del colegio y ya había tomado una decisión: dejar de lado el sueño de mis padres de ser el nuevo contador de la familia para ser el raro o el loco por seguir publicidad. En el medio tuve la idea de hacer el profesorado de educación física, pero no, ganó publicidad y no me arrepiento por nada del mundo”.

1

La agencia Niño empezó en el 2012. Nico se juntó con Rocío Varela (Co-Fundadora), con quien compartía la idea de crear para poder hacer las cosas que le gustaban. La elección del nombre es totalmente conceptual. Nos agarramos de características de la niñez para explicar nuestra metodología de trabajo: ser inquietos, caprichosos, molestos, que nuestras ideas tengan frescura y sorprendan. La infraestructura también es conceptual a la niñez: pensamos que un niño no tiene que vivir en una agencia, sino en una casa. Entonces creamos un híbrido entre agencia y hogar. Tenemos muebles con juguetes y cosas que nos hacen remitir un poco a la infancia como una máquina de escribir vieja, pelotas pulpito, baleros, etc. A las oficinas les decimos “cuartos”, cada uno señalizado con el nombre “Padre” y “Madre”. Otro ejemplo son nuestras tarjetas personales, retratos de nosotros cuando éramos chicos. Y también en nuestra web pueden ver que a los clientes los llamamos “juguetes”, porque nos divertimos con ellos, no los sufrimos”.

3         2

Haber logrado un proyecto tan creativo y llevarlo adelante de forma independiente, trae consigo un camino de esfuerzo, perseverancia y confianza en uno mismo. Nico entró a trabajar en una agencia en el 2005, y desde entonces fue saltando de una a la otra. Nunca se desesperó por conseguir trabajo, y asegura que el ingreso a las agencias es menos imposible de lo que los estudiantes creen; “de lo que sí me fui dando cuenta, es que lo que puede ser frustrante es no entrar al lugar que uno quiere. Entrar, tarde o temprano, terminás entrando a una agencia”.

El consejo que nos deja Nico para cumplir nuestros sueños en este ámbito tan maravilloso como desesperante, es no solo tener las ganas, sino DEMOSTRARLAS. “No se queden solo en las palabras, rómpanse el alma haciendo una carpeta fuerte para ir bien plantados a cualquier agencia. Les dejo una frase que fui aprendiendo en mi carrera y también la veo ahora como dueño de agencia: LAS IDEAS ABREN PUERTAS”. Bajo su concepto de ser siempre un niño inquieto y movedizo que no se detiene hasta conseguir lo que desea, manifestando con inocencia, pero también con convicción todos sus sueños, de repente todo parece hacerse posible.