Festivales comprometidos

ficip2018_00Durante los meses de abril y mayo, numerosos festivales tuvieron lugar en la ciudad de Buenos Aires, con un eje puesto en el compromiso con el entorno y también político. Uno de ellos fue el Festival Internacional de Cine Político (FICIP), que convocó cortometrajes y largometrajes de numerosos países, con films nacionales como “El Último Traje” de Pablo Solarz, con la actuación de Miguel Angel Solá como un abuelo sobreviviente del Holocausto judío desatado por el nazismo durante la Segunda Guerra Mundial, acompañado en el elenco por Martín Piroyansky, Angela Molina y Natalia Verbeke.

BoleroPaprika2Con talleres sobre la “dramaturgia de la banda sonora”, charlas sobre comunicación audiovisual en el contexto de concentraciones monopólicas  y exposición de proyectos de largometrajes argentinos, también pudieron apreciarse cortometrajes de acción viva y animación refgerentes a diferentes momentos de la historia en los cuales los derechos humanos se vieron en peligro, como “Bolero Paprika” de Marc Ménager, en el cual se describe, con la técnica de animación en stop motion, la operación que tuvo lugar el 7 de septiembre de 1950 cuando el Gobierno francés de Réne Pléven puso en marcha la llamada “Operación Bolero-Paprika” en el que numerosos refugiados de la Guerra Civil Española fueron apresados y deportados. 

cartaleticiaTambién se proyectó el cortometraje de Irene Blei “Una Carta de Leticia”, conmovedora historia real que toca de cerca a la realizadora y docente de animación, cuya obra fue seleccionada y galardonada en numerosos festivales. Leticia es una joven adolescente, estudianrte secundaria, en los años de la dictadura cívico eclesiástico militar en Argentina. Se aprecia la manera en que el cine animado puede ser vehículo de concientización acerca de nuestra historia y los derechos que deben defenderse.