Netbooks en la escuela y desarrollo audiovisual en la Argentina: Algunas consideraciones

Escribe: Leonardo Nuñez

Cuando se implementan herramientas para que los estudiantes puedan realizar su proceso educativo de la mejor manera, no solo alcanza con brindar dichas herramientas. Resulta necesario un acompañamiento constante por parte del docente. Asimismo, en el caso de las netbooks que se otorgan a los estudiantes y docentes como parte del plan Conectar Igualdad, llevado a cabo por el Gobierno Nacional desde 2010, las mismas no son sólo utilizadas por los estudiantes en pleno ejercicio de la educación, sino que también son usadas por los mismos docentes a fin de enriquecer las clases que ellos mismos brindan. Al respecto, como sostiene la directora de la ESB Nª 22 de CABA, Leonor Roca , el acompañamiento es importante. “Creo que no se trata de supervisar, sino que se trata de acompañar el trabajo, la enseñanza, el aprendizaje, porque se trata de democratizar la educación”

-_netbook_escuela.jpg_274898881De hecho, Roca, cuenta que han trabajado capacitando a los mismos docentes para adaptarse a las netbooks.
Tanto la enseñanza como el aprendizaje, no deben tenerse en cuenta como dos aristas separadas, sino como un solo conjunto, como un proceso, de enseñanza-aprendizaje. Es decir, los estudiantes deben estar constantemente acompañados en el manejo de los medios que se les brinda en la escuela.
En el caso de la Argentina, actualmente se sigue creciendo en materia audiovisual, desarrollando cada vez más herramientas y posibilidades de adquisición de las mismas. De hecho, como se señala en el sitio de Tiempo Sur , “se dieron a conocer los resultados de la primera edición de la denominada “Encuesta Latinoamericana de Hábitos y Prácticas Culturales 2013”, realizada por la Organización de Estados Iberoamericanos –OEI-, y colocó a la Argentina como uno de los mercados audiovisuales más grandes y con niveles de consumo cultural por encima del promedio de otros países de la región”. De todas formas, el reto es grande, y la adquisición de herramientas no trae de ninguna manera aparejada la calidad en la enseñanza, ese es otro debate. Sin embargo, queda claro que sí complementan, y de forma positiva, el proceso de educación.

 

 

Por Leonardo Nuñez